Caza Mayor Con Perros

Caza mayor con perros

Lo que debes conocer sobre los perros de caza mayor

No es lo mismo tener un perro de mascota en el hogar para cumplir funciones limitadas a la compañía o si lo quieres para que desempeñe un rol de guardián, a tener un perro para que te haga compañía, sea guardián pero además sea tu cómplice perfecto en la caza mayor.

Una buena jornada de caza mayor amerita de buena compañía

Lo primero que necesitamos saber es que la caza mayor tiene una gran particularidad que demanda de perros especiales para ejecutar esta práctica.

¿Qué habilidades deben mostrar?

¿Cómo debe ser el carácter?

¿Cuáles razas están predispuestas genéticamente para esta práctica?

Todas estas preguntas serán respondidas a lo largo de este artículo especial que se ha preparado para que puedas conocer todo lo que necesitas saber sobre los perros de caza mayor, seas un amante de esta actividad, amateur o profesional, la información siempre es necesaria.

¿Por qué caza mayor?

Convengamos en primer lugar en que la caza mayor es aquella en la que se ejecuta la persecución de cualquier animal salvaje. Sin embargo, para que se considere bajo tal clasificación, el animal a perseguir ha de ser mayor a un zorro ordinario.

Así que los perros de caza mayor deberán tener una actitud de cacería y una serie de condiciones físicas que les permita mantener la actividad durante la jornada hasta cumplir con su cometido.

La caza mayor, entonces, se caracteriza específicamente por el gran tamaño de las piezas, o animales, sobre los que se ejerce la acción persecutoria con la finalidad de completar la cacería.

Nada tiene que ver con la modalidad o con la forma en la que se lleva a cabo esa acción. Algunos de los animales más comunes para cazar en este tipo de cacería son el venado, el muflón, el jabalí, la cabra montesa, el corzo, el gamo, entre otros más.

Formas de practicar caza mayor

Antes de presentarte los perros de caza mayor, tendrás que saber cuáles son las formas de practicar este tipo de cacería, pues eso te ayudará a entender qué tipo de raza tiene las cualidades que pueden adaptarse con facilidad a estos tipos de cacería dentro de la clasificación de caza mayor.

Las formas más comunes de practicar la caza mayor son dos, una es el rececho y la otra es la montería, también conocida como la batida.

En el rececho, el perro de caza mayor tendrá que identificar dónde está el animal objeto de la caza, así proceder a la persecución, la idea es que el animal no pueda ver a su cazador, para que así pueda aproximárse sin problema y ejecutar el disparo.

En la montería o batida, la cacería se ejecuta en grupo. Los perros de caza mayor junto con sus amos, en un primer grupo, se encargan de perseguir y acorralar al animal.

Es así como otro grupo de cazadores esperan a que el primer grupo cumpla su objetivo y cuando la presa está acorralada, este segundo grupo suelta los perros para que vayan hacia donde está el primer grupo acorralando al animal.

Características que debe tener un perro de caza mayor

Características perros de caza mayor

Las actividades que implican la caza mayor para poder realizar una ejecución limpia, efectiva y exitosa, demandan de una serie de habilidades no solo para el cazador, sino también para los perros de caza mayor con los que se cuentan para el rastreo.

Es por ello que deben cumplir con una serie de características ideales para que puedan cumplir sus tareas durante la jornada y proporcionar las condiciones necesarias para que se cumpla el objetivo de la cacería.

En este sentido, las características que debe tener un perro de caza mayor deben comprender los siguientes aspectos:

  • Instinto
  • Olfato
  • Valentía
  • Ladrido
  • Tamaño
  • Iniciativa

Ahora veamos qué debe caracterizar a un perro de caza mayor en cada uno de esos aspectos:

Características del instinto de un perro de caza mayor

El instinto es el primer aspecto que debe tomarse en cuenta al momento de elegir un perro de caza mayor y saber que realmente será una buena elección.

Los perros de caza mayor por naturaleza son ansiosos en la búsqueda, les gusta perseguir objetivos a través del olfato y la vista. Naturalmente se inclinan hacia la persecución de alguna presa.

Es así como no se detienen debido al cansancio o a las condiciones climáticas u orográficas. La afición que tienen hacia la cacería los mantiene firmes en la búsqueda del objetivo, porque para eso han nacido y el instinto los mueve a ello.

Con un instinto de cacería bien desarrollado, el perro de caza mayor no se detiene sin importarle tampoco las condiciones geográficas.

Características del olfato de un perro de caza mayor

El olfato que desarrollan los perros de caza mayor es extraordinario para poder identificar el rastro de la presa.

Ahora bien, ciertas razas de perro tienen predisposición en las habilidades olfativas, lo que los hace ideal para realizar actividades de caza mayor, sin embargo, siempre será necesario entrenarlos para poder explotar al máximo esa predisposición.

Más adelante se hablará del entrenamiento para los perros de caza mayor, solo hay que tener presente que si el perro no tiene olfato, no podrá seguir el rastro del animal, y por lo tanto dificultará la ejecución de la actividad.

Características de la valentía del perro de caza mayor

La valentía puede considerarse también instintiva, es decir, es parte de la naturaleza de algunas razas. Para la caza mayor, la valentía es un sí y solo sí, es decir, es una cualidad excluyente.

Un perro sin valentía no puede estar dentro de este tipo de actividad. Ya que se va a la caza de animales de gran tamaño, y de características salvajes, el perro deberá contar con una predisposición genética hacia la valentía.

Al igual que el olfato y otros aspectos de un perro de caza mayor, la valentía debe ser focalizada, entrenada para controlarse siempre a favor del contexto de la cacería.

Hay que tener presente que, si por ejemplo, el perro de caza lograr acorralar a un jabalí, necesitará contar con el coraje para morderlo o detenerlo si la presa intenta escapar.

Características del ladrido del perro de caza mayor

Un perro de caza mayor debe tener inclinación a ladrar. Los perros que no se avocan hacia esta acción no son ideales porque no tienen disposición a dar avisos.

El ladrido debe ser entrenado, para que comprenda en qué momento ha de ejecutarlo y así se pueda estar alerta ante la presa.

Un perro que no ladra podría exponer su propia vida en peligro, ya que al encontrarse con la presa y necesitar el apoyo de la jauría no se comunicará efectivamente.

De manera que para asegurarnos de que un perro de caza mayor cumplirá su rol, debe saber ladrar y usar el ladrido para comunicarse.

Características del tamaño del perro de caza mayor

Como ya se ha señalado, la caza mayor apunta a presas con gran tamaño y características salvajes, por lo tanto, un perro de caza mayor necesita proyectar su valentía a través del tamaño también.

Las características descritas hasta el momento deben conjugarse en el perro, es decir, no se trata de que posean unas y otras no. Cuando las posee todas, entonces cumple su rol con mayor efectividad.

En este sentido es importante que el tamaño del perro de caza mayor sea lo suficientemente acorde al tipo de presa que se perseguirá.

Características de la iniciativa del perro de caza mayor

Tener iniciativa propia es un requisito indispensable para los perros de caza mayor, esta iniciativa marca la diferencia y los hace efectivo en situaciones en las que se necesita algún tipo de respuesta inmediata.

Debe ser capaz de improvisar ante ciertas situaciones en las que se pueda ver en peligro, o que ameriten de una acción para completar la persecución.

Estas son las características con las que debe contar un perro de caza para ser efectivo en cada una de las acciones implícitas en la caza mayor. Además, debe ser un perro fuerte para soportar las condiciones de la caza.

Las razas de perros recomendadas para la caza mayor

Las razas de perros recomendadas para la caza mayor

Las cualidades y características descritas anteriormente son naturales en una serie de razas, esto los hace perros de caza mayor por excelencia. Si además se le suma el necesario entrenamiento que les permite desarrollar al máximo el potencial que tienen, tendremos como resultado perros de caza efectivos en el campo.

A continuación veremos cuáles son las razas recomendadas, en las que puedes confiar durante una jornada de caza mayor, sabiendo que no te defraudarán y que le aportarán sumo valor a la cacería.

Los sabuesos: cualidades excepcionales para la caza mayor

Los sabuesos son considerados perros rastreadores o perro de rastro. Son perros que poseen buenas cualidades olfativas, y se pueden encontrar de diversos tamaños y colores.

Estos perros están facultados para cazar en grupo o en solitario. Por lo que si se trata de una jornada de caza mayor en jauría, un sabueso será siempre ideal.

Entre sus características está el hecho de que luego de encontrar el rastro de la presa, lo persiguen incansablemente y ladrando durante el trayecto, de manera que así los cazadores pueden estar al tanto del recorrido del sabueso.

Lo más impresionante de los sabuesos como perros de caza mayor es que pueden detectar el rastro que una presa ha dejado en horas, y así perseguirla sin importar la distancia.

Su comportamiento en el campo de cacería es excepcional, ya que es capaz de detectar la presa, sacarla de donde está, guiarla hacia donde están los cazadores, señalar su trayectoria con el ladrido e incluso es capaz de acorralarla para que los cazadores puedan hacer la caza de la forma más segura.

Los sabuesos son perros con buen carácter para la caza mayor, son bravos, encastados, valientes, tienen coraje y se inclinan con buena disposición hacia la cacería.

El lebrel o galgo: características de valor para la caza mayor

El lebrel, conocido también como galgo, es una clase de perro cuyas características naturales aportan suficiente valor para una caza mayor efectiva y con buenos resultados.

Además, con entrenamiento sus características pueden potenciarse para así lograr muchos mejores resultados.

Por lo general se les adapta para carreras, es así como son famosas las carreras de galgo. Esto se debe a la predisposición que tienen para la cacería y la habilidad para emprender carreras a gran velocidad.

En el campo estos perros de caza mayor son capaces de localizar la presa, pues cuentan con facultades óptimas muy extraordinarias, es así como se enfocan en encontrarla, la alcanzan y son capaces de arremeter con valentía para acorralar o matar a la presa.

Se les considera efectivos tanto para la caza menor como para la caza mayor. Poseen una forma esbelta, con miembros altos y con la caja craneal reducida en volumen. Esta contextura física es la que los hace efectivos en la carrera.

Son más altos que largos, la cabeza estrecha y sus orejas son semierectas. El desarrollo del sentido de la vista los hace superiores en ese sentido a otras razas de perros.

Terrier: su tamaño no le impide ejecutar la caza mayor

El terrier podría confundir con su tamaño. Comparado con las razas anteriores se creería que solo está facultado para la caza menor.

Sin embargo, esta raza de perro, originaria del Reino Unido, tiene un carácter ideal para la caza mayor.

Su carácter es vivo, es un perro audaz, de gran valentía.

Entre los más destacados de los terriers, están los teckel alemanes, que son capaces de entrar bajo tierra para así hacer salir a la presa.

Son perros que envisten y acorralan, que obligan a la presa a cambiar de dirección, dirigiéndolas hacia donde están los cazadores y estos puedan realizar tu rol.

Es cierto que un terrier es usado mayormente como perro de compañía, sin embargo, poseen un carácter obstinado, y emprenden búsquedas incansables, pues su naturaleza los inclina hacia la cacería de objetivos.

Por otra parte, los terriers tienen una predisposición genética que los hace sentir rechazo frente a ciertas especies animales, por lo que con un poco de entrenamiento esa aversión es de gran utilidad y los convierte en perros de caza mayor capaces de ofrecer buenos resultados con su desempeño.

Retriever: desconocido pero ideal para la caza mayor

El retriever es una raza de perro a la que se le considera cobrador. Tiene una muy buena habilidad para cobrar las presas.

Un retriever puede ser parte de una cacería en jauría y así prestar sus habilidades para ser más efectiva la jornada.

Se le usa en la caza menor con mucha frecuencia, debido a que puede recoger aves que los cazadores no hayan podido ubicar y recoger, y no les causa ningún daño adicional. Pero su habilidad y disposición de acorralar presas, lo hace muy efectivo en la caza mayor.

Las características que lo hacen un excelente perro de caza mayor son la tenacidad que tienen, por lo que no abandonan la actividad hasta lograr su cometido, se entregan a fondo en cada jornada.

También poseen un gran coraje, por lo que no se atemorizan por los colmillos o envestidas de sus presas. Tienen una boca ideal para dar mordidas poderosas a sus presas.

Poseen un buen sentido del olfato, es un perro inteligente, se le puede entrenar para incrementar la efectividad de sus habilidades durante la cacería, alcanzando así desarrollar su potencial para las batidas.

Podenco: disposición para acorralar en la caza mayor

Los Podencos son razas ideales para la caza menor y la caza mayor. Sus habilidades innatas lo hace un perro versátil, de gran utilidad, capaz de orientarse hacia la caza en solitario o de ejecutar sus habilidades en jaurías.

El Podenco suele ser el núcleo de los grupos de perros de caza mayor que oscilan entre los 20 y 24 perros, a estos grupos se les conocen como rehalas.

En este caso los Podencos que se incluyen en las rehalas suelen ser de tamaño grande para ejecutar el acoso sobre la presa. Su valentía, su carácter seguro, junto a la rapidez con la que se mueve, su gran sentido de la vista y su sentido del olfato, lo convierten en un acosador efectivo ante el cual la presa no podrá escapar.

También se suelen incluir en las rehalas Podencos de tamaño mediano, para hacerlos cumplir la función de perros de punta o de búsqueda, en este caso no protagonizan el ataque pero sus habilidades lo hacen señalar dónde puede estar la presa, para que los perros de acoso puedan cumplir el rol que les corresponde.

Estas son algunas de las razas que muestran predisposición hacia la caza mayor debido a las habilidades que poseen de forma innata, y que son potenciales para la efectividad durante la ejecución de las actividades que se deben realizar para poder cumplir el rol de perros de caza mayor.

Claves para el entrenamiento de perros de caza mayor

Claves para el entrenamiento de perros de caza mayor

Existen tres fases esenciales para que un perro pueda ejercer sus funciones en la caza mayor de la mejor manera.

Estas son las fases que cualquier otro tipo de perro debe cumplir, solo que en el caso de los perros de caza mayor es necesario que las fases estén orientadas por los objetivos relacionados al rol que deben cumplir en el campo.

Estas fases son:

  • Domesticación
  • Socialización
  • Adiestramiento (en este caso muy específico)

La meta con los perros de caza mayor es que sean capaces de convivir, pues les tocará cazar en grupo y administrar sus habilidades de la mejor forma para lograr el objetivo.

Además de convivir y cazar juntos, deben aprender a responder ante la llamada del cazador. En el caso de los perros de agarre, deberán aprender una obediencia considerada clásica.

Los perros de caza mayor necesitarán obedecer ante la orden de tumbarse, sentarse y caminar junto a su guía. Esto facilitará la jornada tanto para ellos como para el amo.

El entrenamiento se centra, como se ha señalado, en que el perro pueda desarrollar actitudes para la caza más allá de los instintos, deben aprender a controlarlos y ejecutarlos de la mejor forma y de acuerdo a la modalidad de la caza mayor.

De manera que el entrenamiento para perros de caza mayor se centra en las siguientes acciones:

  • Localizar a la presa
  • Recogida
  • Acorralar a la presa
  • Orientar al cazador con los ladridos
  • Llevar la presa hacia el cazador
  • Posicionarse
  • Soltar la presa a la orden

En todos estos casos el perro necesita ir adquiriendo experiencia y seguridad para poder ejercer sus funciones de una forma efectiva, y no entorpecer con inseguridades o desorientación la acción durante la caza.

Es por ello que se le debe foguear con pequeñas acciones, jornadas reducidas cada cierto tiempo, hasta que el perro pueda agudizar sus sentidos y estar listo para una jornada importante y en compañía con otros perros.

En estas experiencias el dueño ha de intervenir mediante órdenes, pues de esa forma el perro podrá adaptarse al seguimiento de comando en el campo. También se le debe condicionar a construir un aprendizaje con visión en conjunto.

De cualquier forma no se le debe suprimir la posibilidad de improvisación, pues esto afectará su seguridad e instinto. La idea es encontrar un equilibrio para que el perro pueda tener la habilidad de afrontar cualquier eventualidad durante la caza mayor.

Disfruta de una buena jornada de caza mayor

Ya vamos finalizando, toda esta información tiene como finalidad ayudarte a escoger mejor tu perro de caza mayor, si eres aficionado a este tipo de actividades.

Y si no lo eres, pero te gusta conocer curiosidades acerca de los perros, esta información te permitirá mantenerte al tanto de esta actividad para la que son fundamentales los perros, pues sin sus habilidades el cazador no podría llegar hasta una de estas presas con tanta facilidad.

Si decides unirte a un grupo para cazar, entonces ¡qué tengas una excelente jornada!

Caza Mayor Con Perros
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario