Pointer

La andadura es de galope impetuoso, alargado, velocísimo, con tendencia a una gran constancia de ritmo y a una dirección rectilínea. Devorador de terreno, en la translación, observándolo de perfil, se ve el tronco oscilar sólo levemente alrededor de un punto imaginario (centro de figura), que se mantiene alineado a una distancia invariable del suelo, utilizando así todo el impulso de los músculos en el desplazamiento. La facilidad y elegancia del movimiento revelan excepcional potencia y dan fe de resistencia inigualable. La línea dorsal queda derecha, sólo la renal se arquea hacia abajo y se junta como se separa mientras las articulaciones posteriores se proyectan hacia atrás al máximo en poderosa cabalgada. El porte de cabeza y nariz es alto, dominador. Las orejas vibran, pero no baten demasiado por encima del cráneo. Se diría que todas las facultades convergen en un sólo propósito:

GALOPAR: Más que una búsqueda se diría que es una carrera desenfrenada, pues tan grande es la fe en el prepotente olfato que lo hace estar seguro de sí mismo. Plantada la nariz al viento con incidencia favorable, se abandona poco a los exámenes de detalle. La cola la lleva según prolongación de los riñones, pero más alta y en la galopada rectilínea oscila sólo de arriba a abajo. La búsqueda entrecruzada se desarrolla a lo largo de amplias diagonales rectilíneas, bien espaciadas la una de la otra. Entrando en un leve efluvio, desvía la búsqueda hacia el origen presumible, a veces encruzando serrado, otras veces apuntando decididamente, pero sin ralentizar demasiado el galope. Persuadido de que se trata de una falsa alarma, reanuda la carrera como se describe arriba, cabeza y nariz siempre altos. Cuando, por el contrario, se da cuenta de que el efluvio lleva a la caza, sale enfilándolo rápidamente (a veces precedida de una breve parada rápida), con decisión segura “a golpes de espada” con tiempos de galope reunido, mezclado con ralentamientos y reanudaciones de trote serrado o de paso tembloroso y galope nuevamente, para concluir en una parada repentina, de golpe, como si hubiera chocado con una pared invisible para nosotros.

LA MUESTRA. Erecto, estatuario, el cuello proyectado casi haciendo línea con la cabeza, la caña nasal horizontal o bien en montante, las narices dilatadas, los ojos desbarrados, demoníacos, las orejas erectas al máximo, los músculos salientes, una pata anterior subida en completa flexión y una posterior alzada olvidada inverosímilmente hacia atrás, mientras que la parte baja del cuerpo tiene un temblor nervioso que se traduce en levísimas vibraciones involuntarias hasta la punta de la cola, rigidísima, tensa o ligeramente arqueada hacia abajo. Y así se queda inmóvil, con expresión de certeza inequívoca. Cuando por el contrario, entra, cortándola, en una zona fuertemente impregnada de efluvio, de forma que tiene la inmediata certeza de la presencia de la caza, cae siempre en breve muestra inmediata y después sale a “golpes de espada”, como se ha descrito antes, para enfilar en muestra definitiva. Si después se encuentra de improviso al lado de la caza, lo cual consiste para él en un incidente desagradable, muestra definitivamente y de golpe, con la cabeza menos alta, dirigida hacia el presunto refugio del perseguido. Otras veces (en las vueltas con viento malo) efectúa al aire un giro-vuelta de 180 grados y cae como puede, pero estatuario, ya rígido cuando aún está en el aire y se queda como se encuentra. En este caso y sólo en este caso, a veces muestra por tierra o acostado, como consecuencia de la rigidez de la muestra y del instintivo retirarse, por sentirse demasiado al lado de la caza. Cuando la caza intenta alejarse caminando, la muestra erigiéndose mayormente, llevando la caña nasal decididamente más alta que la horizontal. Se diría que no tiene miedo de perder al fugitivo. Casi se deleita dejándolo alejarse, como jugando al gato y al ratón. Después, cuando el conductor se acerca, vuelve a salir inmediatamente y más a menudo no sigue lo directamente, sino que corta y recorta la dirección recta de persecución con rápidas y leves pasadas (lazos) de galope uniforme, entremezclado con alguna brusca indicación de pararse, concluye en una nueva muestra de huida, y sigue mientras dura la guía, que es una continuación de tirones. Siempre erecto y apenas flexionado sobre las articulaciones, pero con el esternón siempre bien alejado del terreno, queriendo siempre dominar en el viento, apoyándose siempre y sólo en la emanación directa. Pero sí se presta a la orden de acercarse demasiado a la caza inmóvil para conseguir el vuelo. En todo caso, siempre avanza a tirones. Este trialer de fogosidad devoradora. (así como el setter inglés) no se presta espontáneamente a modificaciones atenuantes de su grandioso trabajo, dependientes del cambio de caza o de ambiente. Ni son deseables en competición, si no es posible para el juez valorar lo que pueda ser fruto de la voluntad constrictora o bien de la incapacidad o titubeos impeditivos, pues es indiscutible que sólo el trabajo del momento (y no otro precedente o posterior) puede ser tomado en consideración. Las acciones descritas corresponden condiciones idóneas de ambiente y caza, de ellas se pueden deducir, proporcionalmente atenuadas, cuales serán en otros casos, pero de esto se deberá hacer justa valoración.

Ficha Técnica

FECHA DE PUBLICACIÓN DEL ESTÁNDAR OFICIAL VÁLIDO

28.07.2009.

UTILIZACIÓN

Perro de muestra.

CLASIFICACIÓN FCI

Grupo 7 Perros de muestra. Sección 2.1 Perros de muestra ingleses e irlandeses, Pointer. Con prueba de trabajo.

APARIENCIA GENERAL

El Pointer es armonioso, bien construido en todo su conjunto. Él da una impresión de fuerza y de agilidad. Su perfil general describe una serie de elegantes curvas.

TEMPERAMENTO/COMPORTAMIENTO

Aristocrático. Activo, de todo su conjunto emana una impresión de fuerza, perseverancia y de rapidez. Buen carácter; de una natural indiferencia.

CABEZA

REGIÓN CRANEAL

Cráneo: De una anchura media, en relación con la longitud del hocico. Protuberancia occipital pronunciada.

Depresión naso-frontal (Stop): Bien marcada.

Pointer carácter

REGIÓN FACIAL

Trufa: De color oscuro, pero puede ser más clara en el caso del pelaje limón y blanco; suave y húmeda; las ventanas son bien abiertas.

Hocico: Algo cóncavo y termina al nivel de la trufa, dando a la cara un aspecto ligeramente cóncavo. Ligera depresión debajo de los ojos.

Labios: Bien desarrollados y flexibles.

Mandíbulas / Dientes : Las mandíbulas son fuertes y se articulan en tijera perfecta, regular y completa, es decir que los incisivos superiores recubren a los inferiores en estrecho contacto y están implantados verticalmente en relación a las mandíbulas.

Mejillas: No son prominentes.

Ojos: A igual distancia del occipucio y de la trufa. Vivos con expresión de bondad. Los ojos son de color avellana ó marrón según el color del manto. No son ni salientes, ni huraños. La mirada no es fugaz. El contorno de los ojos es de color oscuro, pero puede ser más claro en el caso del pelaje limón y blanco.

Orejas: La piel es delgada. Las orejas son de implantación bastante alta. Están situadas junto a la cabeza, de longitud media y ligeramente puntiagudas en el extremo.

CUELLO

Largo, musculoso, ligeramente encurvado, ofreciendo un bonito nacimiento del cuello, exento de papada.

CUERPO

Lomo: Fuerte, musculoso y ligeramente abovedado. Corto.

Pecho: Tiene la anchura justa necesaria para una buena amplitud de la región esternal. El esternón desciende al nivel de los codos. Las costillas bien arqueadas, bien desarrolladas hacia la zona posterior del tórax, disminuyen gradualmente hacia el lomo.

COLA: De longitud media, gruesa en la base, estrechándose gradualmente hacia el extremo. Bien cubierta de pelo tupido y llevada al nivel del dorso, sin presentar curvatura hacia arriba. Cuando el perro está en acción, la cola debe batir de un lado a otro.

EXTREMIDADES 

MIEMBROS ANTERIORES

Los miembros anteriores, del codo al suelo, son rectos y firmes, con una buena osamenta. Los huesos son ovalados, los tendones fuertes y visibles.

Hombros: Largos, oblicuos y bien inclinados hacia atrás.

Carpo: La articulación no sobrepasa el perfil anterior del miembro y hace un muy ligero saliente sobre la cara interna.

Metacarpo: Bastante largo, fuerte y elástico, ligeramente inclinado.

Pies delanteros: Los pies son ovalados; los dedos están bien apretados y arqueados, provistos de buenas almohadillas.

MIEMBROS POSTERIORES

Muy musculados. Los huesos de las caderas están bien separados y prominentes, pero no sobrepasan el nivel del dorso.

Muslo: Buen desarrollo. Rodilla: Bien angulada. Pierna: Buen desarrollo.

Corvejón: Bien descendido.

Pies traseros: Los pies son ovalados; los dedos están bien apretados y arqueados, provistos de buenas almohadillas.

Pointer caza

MOVIMIENTO

Reunido. El perro cubre mucho terreno. La impulsión es dada por el tren posterior. Los codos no deben girarse ni hacia dentro, ni hacia fuera. De ninguna manera debe levantar alto los miembros a la forma de un caballo Hackney (ni andaduras elevadas o brincantes).

MANTO

Pelo

El pelo es fino, corto, duro e igualmente repartido, perfectamente liso, recto y bien brillante.

Color

Los colores habituales son el limón y blanco, naranja y blanco, hígado (marrón) y blanco, y negro y blanco. Pelajes unicolores y tricolores son igualmente correctos. TAMAÑO Y PESO: La altura a la cruz deseada, para el macho, es de 63 a 69 cm (25 a 27 pulgadas), para la hembra de 61 a 66 cm (24 a 26 pulgadas).

FALTAS

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar y sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro, y de la capacidad del perro para realizar su tarea tradicional.

Video de Pointer cazando codornices

Pointer
¡Vota esta página!

Perro de cacería  recomendado:

Deja un comentario