Pachón Navarro

El Pachón Navarro es un perro de muestra continental clásico, polivalente, de gran afición e inteligencia. Cobrador innato, apenas es necesario una etapa breve de entrenamiento para conseguir cobros “de sombrero”, a pelo y a pluma. Sus principales aptitudes son las de un perro de muestra integral, de búsqueda segura, que caza debajo de la escopeta, en cualquier terreno y cualquier tipo de caza. Su utilización tradicional se centra en la caza de la perdiz roja española al salto, también la caza de la codorniz, de la liebre en monte bajo y del conejo en cualquier terreno. Es un cobrador nato y sus facultades le convierten en un recuperador eficaz de piezas heridas. Los planes de selección de la raza procuran conservar sus aptitudes de rastro, indispensables para el cobro de perdices aliquebradas y piezas de pelo heridas.

MARCHA EN LA CAZA

El Pachón Navarro es un trotador estricto, de marcha vivaz, de progresión horizontal, con ritmo alegre y constante. La cabeza y el cuello componen una línea horizontal, que bascula con arreglo a las necesidades de la caza, elevándola para ventear o bajando el hocico hasta el suelo para rastrear. El movimiento y el andar del perro, dependerán del terreno a batir; en terreno abierto, sin obstáculos, progresa con más rapidez, paso más ligero y pujante, sin abandonar el trote, aunque sea más largo. El tranco del perro en movimiento debe ser armónico, con brazadas elásticas, rápidas y extensas.  La cola llevada en horizontal generalmente o ligeramente elevada o ligeramente caída, alegre, señala la presencia reciente de caza, el ‘caliente’,  con más movimiento.

ESTILO DE BUSQUEDA

El navarro es un perro de muestra especialista en terrenos abruptos. Valiente para la maleza, trabajador, metódico, minucioso, activo y alegre en el cazar. Aprende fácilmente y caza de la generalmente cerca escopeta. El navarro es un todo-terreno, trotador, vigoroso, resistente, capaz de tomar vientos en el terreno despejado y escudriñar en lo difícil de la vegetación o el monte bajo, adaptándose a las necesidades del terreno, a la pieza de caza, a la posición y la distancia del cazador. En los terrenos quebrados la distancia de caza es una necesidad.

La expresión de “caza inteligente” que desarrolla el Pachón Navarro comporta una caza coordinada y que adapta el comportamiento del perro al cazadero, la dirección del viento, la vegetación, la orografía, a la pieza de que se trate, la posición y la distancia del cazador etc.  La  “inteligencia” del Pachón cazando le hace entender que no caza sólo, sino con el cazador, en contraposición a la selección por “instintos” de razas modernas. El cazar cerca de la escopeta es producto de la comprensión de que se caza en equipo y esto lo va asimilando el Pachón a medida que va teniendo experiencia en la caza. Debido a su naturaleza más cooperadora y a una selección ancestral en esa dirección, el Pachón aprende más rápidamente a cazar para y con el cazador que las razas de muestra seleccionadas en field trials, donde se ha establecido una selección por puro instinto y obediencia.

El Pachón combina sus aptitudes de vientos con su capacidad de rastro, alternando breves rastreos con la nariz en el suelo con toma de aires por arriba, cuando el viento y el terreno lo aconsejan. La búsqueda del navarro es siempre vigorosa, tanto en los ejemplares más pesados como en los más menudos. El perro tranquilón en casa o en el chenil se transforma en un perro ávido de caza y activo en el campo. En la búsqueda de rastros puede trabajar con independencia de la dirección del viento, alertando al cazador de las pistas de la caza: pegándose al suelo tras el peón de las perdices, multiplicando sus diligencias y el movimiento de la cola sobre el rastro; escudriñando el rastro del conejo o adivinando los movimientos recientes de la liebre.  Como perro ventor, el navarro afloja su andar, ante la presencia de la pieza, levanta la cabeza hasta superar la línea dorsal y comienza sus movimientos más lineales.  El pachón trabaja duro en monte cerrado, rompe el monte bajo, esparteras y vegetación arbustiva, incluso entra en zarzas cuando se le acostumbra. El Navarro evidencia una tranquila combinación  de búsqueda con decisión de la caza, codicia sobre el terreno y atención a la escopeta.

El navarro es un perro trabajador, laborioso y aficionado, debe ser un trotador estricto, alegre, fornido, serio, fiable, sin muestras falsas, controlable en las asomadas, con poco sabe guardar la distancia de caza y generalmente caza pendiente del cazador que la respeta. No hace ascos a maleza o broza, cuando se pica al pelo trabaja los espesares de manera inesperada, con instinto perseguidor. Su muestra no es tan espectacular como la de  otras razas más modernas, aunque  cumple  por alto con ese objetivo que es parar en firme y guiar para facilitar el tiro.

LA MUESTRA

La muestra en el Navarro es innata y se produce como un reflejo al acercamiento a la pieza siguiendo sus efluvios olfativos. La parada es vibrante y con frecuencia los ojos del perro están pendientes también del cazador. La cabeza elevada en primer término, cola extendida, cuerpo y músculos en tensión. La  muestra del pachón tiene una proyección bien horizontal, el cuerpo se alarga y flexiona levemente las extremidades, como si la silueta del perro apuntase a la pieza apostada. La cola debe continuar rígida sin moverse. Generalmente, la parada es precedida por la toma de efluvios a rastro o a viento, lenta, prudente, consiste el la toma de vientos a distancia larga y culmina finalmente con la parada  cerca de la pieza. A veces, el navarro para por un “latigazo”, una emanación imprevista, un golpe de viento fulminante ante la proximidad de la pieza, pero esta reacción no es frecuente.

El perro que percibe la proximidad de la pieza, puede llegar a parar estatuariamente o más frecuentemente inicia una “guía” sobre la progresión de la pieza, con los miembros flexionados, toda la atención sobre la pieza… La guía en el navarro es tan importante como la propia muestra, pues el objetivo último es alertar al cazador y conseguir el levante de la pieza a tiro. Combinando, vientos, rastro y vista, como acción de acercamiento para evitar interrumpir el contacto del perro con las emanaciones de la presa.

Con frecuencia, el navarro manifiesta dotes de perro de parada a patrón respetando espectacularmente las muestras de otros perros. El patrón en el navarro es más firme en tanto llegue al perro efluvio de la caza. Practican el patrón sobre piezas de pluma y pelo.

TRAER Y COBRAR

Portar objetos es innato ya en los cachorros del Pachón Navarro, es como una costumbre natural que ya practica precozmente desde su primera edad. El navarro lo trae todo, desde liebre a codorniz, es un buen recuperador y los planes de selección de la raza procuran  conservar sus aptitudes de rastro, indispensables para el cobro de perdices aliquebradas y pelo herido. E s frecuente que un navarro cazado pistee una pieza herida durante varios minutos hasta cobrarla o regresar a la compañía del dueño si no le acompaña en su tarea. Trae bien, directamente  y siempre con boca blanda, cualquier pieza. En las pruebas de trabajo no debe mascullar la pieza. La entrega de la pieza será en mano, incluidas las piezas de mayor tamaño como la liebre.

ADIESTRAMIENTO Y CARÁCTER PARA CAZAR

El pachón es un perro dócil, dominable y es fácil de entrenar, así que no hay que ser extremadamente rígidos ni excederse en la disciplina de los cachorros, porque el perro pachón aprende por naturaleza, a diferencia de las imparables razas modernas de la competición cinegética. Es un perro de un solo dueño, manso, tranquilo, de espíritu noble, rústico y abnegado. Las hembras son invariablemente precoces y algunos machos también se inician muy pronto en la caza. Tolera bien otros perros en la familia, no es pendenciero, aunque defiende lo que es suyo y pelea, si hace falta, por la comida o por las piezas de caza. El perro pachón navarro es un perro para cazadores, pacífico en casa y dócil en su perrera o ámbito cotidiano, parece transformarse cuando sale al campo. Es entonces cuando debe mostrarse vivaz, atento a las incidencias en la caza, activo, trabajador y alegre, siempre por delante.

En la caza demuestra su capacidad de colaboración con otros perros, aunque la propia afición le provoque alargarse demasiado ansiosamente en presencia de otros perros. Igualmente debe mantener sus características de boca blanda y distancia de caza aunque comparta la mano con otros perros afines.

DEFECTOS EN EL TRABAJO

Privan de la calificación de excelente en pruebas raciales de caza:

Abandono frecuente del trote en la marcha.
Muestra no fija por completo.
Falta de iniciativa en la búsqueda .
Escasa o deficiente atención al conductor.
Cobros incompletos de piezas heridas .
Escaso trabajo en el monte bajo y la espesura del terreno.
Boca dura en exceso.

Privan de la calificación de bueno en pruebas raciales de caza:

Galope continuado en la marcha.
Ausencia de muestra.
Distancia desproporcionada a la escopeta.
Falta de atención al conductor.
Falta de obediencia.
Boca dura que perfore o destroce las piezas.

Ficha Técnica:

ORIGEN

Navarra (España)

BREVE RESUMEN HISTÓRICO

El Pachón Navarro es producto de la recuperación de esta raza a través de ejemplares provenientes del antiguo tronco del Perro de Muestra Español (Old Spanish Pointer) del que se hacen eco los autores clásicos durante los últimos siglos.

FUNCIÓN ZOOTÉCNICA

Perro de muestra para caza menor para pelo y pluma adaptado a cualquier tipo de terreno. Su caza es al trote, ordenada y cercana al cazador, con el que forma un tándem de manera espontánea, desarrollando la llamada “caza inteligente”. Posee un carácter dócil y demuestra una especial aptitud para el cobro.

CLASIFICACIÓN F.C.I.

Grupo 7: Perros de muestra. Sección 1: Perros de muestra continentales.

APARIENCIA GENERAL

Es un perro de cuerpo recio, inscrito en el rectángulo, cabeza grande de hocico fuerte y cuadrado, extremidades más bien cortas, tronco cilíndrico y pelo de textura dura y apariencia basta. Existen dos variedades según la longitud del pelo, la variedad de pelo corto y la de pelo largo o “sedeño”.

Pachón Navarro caracter

PROPORCIONES:

Cuerpo / Altura a la cruz: La longitud del cuerpo mayor que la de la altura a la cruz.

Profundidad de pecho / Altura a la cruz: Altura del tronco igual o superior a la altura desde el codo al suelo.

Longitud de hocico / Longitud de la cabeza: Hocico generalmente inferior a la longitud del cráneo.

TEMPERAMENTO/COMPORTAMIENO

Dócil, tranquilo e inteligente. Sociable tanto con los humanos como con otros perros. En el campo es un trotador vigoroso, resistente y propenso por naturaleza a cazar en equipo con el cazador.

CABEZA

Grande, de aspecto cuadrado, de cráneo ancho. La longitud de la cara es normalmente inferior a la longitud del cráneo.

REGIÓN CRANEAL:

Cráneo: Cráneo ancho, con senos frontales bien marcados, surco craneal profundo dividiendo el cráneo en dos hasta el hocico. Stop pronunciado.

REGIÓN FACIAL:

Nariz: Amplia, fosas nasales grandes y abiertas, de perfil anterior recto. En algunos ejemplares se presenta la denominada nariz partida o doble nariz, característica recogida mayoritariamente por los distintos autores clásicos. El color de la trufa y mucosas de acuerdo a la capa del ejemplar.

Hocico: Ancho y cuadrado. Longitud igual o inferior al cráneo. Perfil preferentemente recto, pudiendo estar la trufa ligeramente elevada con respecto al perfil del hocico.

Labios: Gruesos y colgantes que ayudan a dar el aspecto cuadrado del hocico. Bien pigmentados.

Mandíbulas / Dientes: Mandíbula fuerte, dentadura completa y cierre en tijera.

Mejillas: Maxilares con músculos potentes.

Ojos: Grandes y más bien redondos. Mirada frontal. Bien separados. Color castaño a miel.

Orejas: De porte alto e inserción amplia y por encima de la línea del ojo. Son gruesas y caen hacia delante, redondeadas, planas y anchas en la base y con el borde inferior redondeado. Extendidas sobrepasan la comisura de los labios.

Cuello: Ligeramente convexo, longitud media, grueso y bien musculazo, piel algo desprendida. Papada doble existente, pero no demasiado abundante.

CUERPO

Línea superior: Recta y sólida.

Cruz: Larga y pronunciada. La inserción del cuello bien implantada en los hombros.

Espalda. Fuerte y sólida, bien musculada.

Lomo: Ancho, musculoso y flexible.

Grupa: Ancha, larga y musculada, de contorno redondeado e inclinada caída.

Pecho: Muy ancho y robusto, buena separación entre patas. Profundo y bien descendido hasta el codo. Costillar redondeado, cilíndrico y con espacios intercostales amplios. Esternón largo.

Abdomen: Poco retraído.

Rabo: Inserción media. Recto, grueso. En reposo cae como prolongación de la grupa y cazando con porte alegre y movimiento lateral de un lado a otro. Tradicionalmente se elimina un tercio de su longitud total.

EXTREMIDADES

MIEMBROS ANTERIORES

Apariencia general: Con hueso potente. Bien aplomados. Pueden existir ejemplares levemente izquierdos.

Hombros: Musculosos y de buena inclinación. Largos y con angulación escápulo-humeral bastante cerrada cercana a los 90º.

Brazo: No muy largo, musculoso, de hueso fuerte y robusto.

Codo: Amplio y pegado al cuerpo.

Antebrazo: Musculoso, bien inclinado y fuerte de hueso.

Carpos: Zona carpiana fuerte, de buen volumen.

Metacarpos: Cortos, recios con buena inclinación en su vista lateral.

Pies delanteros: Redondeados, dedos arqueados y bien juntos, firmes, con almohadillas grandes y fuertes. Con pulpejos y uñas de pigmentación acorde con el manto.

MIEMBROS POSTERIORES

Pachón Navarro estatura

Apariencia general: Muy robustos y musculazos, con buena angulación en las rodillas, bien aplomados y con radios óseos de longitud media.

Muslo: De radio óseo no muy largo, con buena musculatura de relieve marcado.

Rodilla: Ángulo fémur-tibial bastante cerrado.

Pierna: De buena longitud, buena musculatura y hueso fuerte.

Corvejón: Ancho, sólido, bien angulado y próximo a tierra.

Metatarso: De hueso fuerte, sin desviaciones y bien aplomado.

Pies traseros: Redondeados, dedos apretados, uñas rectas y almohadillas fuertes, de pigmentación acorde con el manto.

MOVIMIENTO

Durante la caza, su movimiento será el trote, de amplio abarque, armonioso y lleno de vigor.

PIEL

Gruesa, algo desprendida aunque no sobrante, formando un pliegues característico que se traduce en una doble papada. En algunas zonas del cuerpo se presenta más delgada, apreciándose la red venosa (orejas y cara).

PELAJE

Pelo: los animales pertenecientes a esta raza  presentan un pelo corto, liso, de textura dura y apariencia basta. En algunas camadas se presentan ocasionalmente ejemplares de pelo más largo, a estos ejemplares se les denomina comúnmente “sedeños”. Poseen pelos largos en los cabos.

Color: Las capas más típicas son blanco y anaranjado, blanco y castaño, blanco y negro y blanco e hígado, con manchas y motas que se alternan sobre el fondo claro. No obstante, se admite una amplia variedad de capas, desde monocolores y bicolores hasta tricolores e incluso partí colores.

TAMAÑO Y PESO

Alzada a la cruz: Un mínimo de 48 cm. y un máximo de 60 cm. con una media aproximada de 55 cm. para los machos y 52 para las hembras.

Peso: Entre 20 y 30 Kg.

Video de Pachón Navarro cazando

Pachón Navarro
¡Vota esta página!

Perro de raza relacionado:

Deja un comentario